Composición de la imagen: Conceptos Básicos en vídeos

Es importante que tengas algunas nociones básicas de cómo componer el fotograma para tener un control absoluto de lo que dices con tus imágenes. Seguro que te has fijado en que hay imágenes que son más atractivas que otras o que hay elementos de la pantalla que te llaman la atención mientras que otros, no tanto. Pues esto es debido a la composición visual. Por eso, para conseguir mayor eficacia en tus vídeos debes conocer cómo componer la imagen y como no debes hacerlo. 

Cuando hablamos de composición dentro del lenguaje audiovisual, nos referimos, además de a una estética visual agradable, a la disposición de los elementos en la pantalla para que atraigan al espectador con el objetivo de influirle con las imágenes que le mostramos. De esta forma, podemos conseguir que el público tenga una determinada reacción ante lo que está viendo, como por ejemplo, que sienta inquietud, relajación o excitación. Este tema de la composición de la imagen podría dar mucho de sí, según lo que queramos profundizar, pero os explicaré los dos conceptos principales: la regla de tercios y el equilibrio visual.

la regla de los tercios en el cine

La regla de los tercios

La regla de los tercios se usa en pintura, fotografía, diseño y vídeo desde hace siglos para establecer los puntos que más llaman la atención de toda la imagen y así conseguir un encuadre perfecto. Se trata de una forma de composición que sirve para ordenar los elementos que hay dentro de la imagen. Así, la distribución del espacio, el aire que rodea los objetos y la ubicación de éstos será la clave para que la estética del fotograma sea impecable. Para encontrar esta composición ideal de la imagen se utiliza la llamada regla de los tercios, que dicen que sería un medio simple de aproximarse a la perfección estética de la proporción áurea, la fórmula matemática de la belleza.

La regla de los tercios consiste en dividir la imagen en tres tercios horizontales y tres verticales utilizando dos líneas imaginarias paralelas. De esta manera, los puntos de intersección de las líneas ficticias (llamados puntos fuertes) fijan el lugar más adecuado para conseguir interés. En la siguiente imagen se puede ver claramente a qué me refiero.

Los círculos rojos serían los puntos de interés, es decir, el lugar en el que se tienen que colocar los elementos. Lo verás más fácilmente en las imágenes de ejemplo que muestro a continuación, donde los objetos o sujetos protagonistas coinciden con alguno de los puntos o con la línea (vertical u horizontal) que une dos de ellos. De hecho, cuando en el encuadre sólo haya un único elemento protagonista, es preferible situarlo en uno de los cuatro puntos fuertes en vez de hacerlo en el centro de la pantalla, ya que es la zona más débil para mantener la atención del espectador. Ahora bien, Millerson también recuerda que aunque la regla de los tercios es un concepto mecánico útil para componer imágenes, no se debe abusar para no resultar demasiado monótono.

como ayuda la regla de los tercios a componer un fotograma

A la hora de encuadrar personas, hay que tener en cuenta que el aire que debe predominar a su alrededor será el que quede ante la mirada.

De otra manera, con la mayor parte del aire a las espaldas del protagonista y la mirada hacia el límite del marco, el espectador tendría la sensación de claustrofobia y agobio; además de no ser estéticamente agradable.

Si en el mismo plano tienes que encuadrar dos personas, no las pongas en línea recta, ya sea en horizontal o vertical, ya que harás que un personaje bloquee al otro. Deberías dejar unos centímetros entre ambos, haciendo que uno quede un poco más alejado del objetivo para conseguir así profundidad.

La composición en las entrevistas

En el caso de las entrevistas, el entrevistado nunca mirará a cámara ni se colocará en el centro de la pantalla. Esa situación la reservaremos para el videoblog o para alguien que habla directamente al espectador, y no siempre. El entrevistado debe dirigir la vista hacia el entrevistador, que se situará a un lado de la cámara, fuera de plano. Así pues, el aire que le debe quedar libre será el de la derecha si está colocado en la parte izquierda de la pantalla o el de la izquierda si se encuentra en los puntos de interés que tenemos en la derecha del fotograma. De esta manera, el entrevistado y el entrevistador se colocarán en diagonal.

Para las entrevistas, la cámara de televisión se situará a la altura de los ojos del entrevistado y ambos -entrevistador y entrevistado- deberán estar a la misma altura para que el protagonista no salga mirando hacia arriba o hacia abajo como si estuviera buscando algo que no vemos en el plano.

Para solucionar esto, si por ejemplo, se da porque hay una diferencia de altura significativa entre ambos, se puede hacer la entrevista sentados. O bien si se entrevista a niños o a alguien en una silla de ruedas -por ejemplo-, el entrevistador y el cámara tendrían que agacharse para tener la mirada en recto con la del entrevistado. Por cierto, el entrevistado nunca cogerá el micro de mano, se lo tiene que aguantar alguien, ya que si no, parece que sea un reportero.

Equilibrio en el fotograma

Para tener una composición eficaz de la imagen es imprescindible conseguir equilibrio visual en el fotograma. Y el equilibrio se basa en la colocación adecuada de los objetos o las personas en el marco, aunque Jay Miles recuerda que las composiciones visuales también vienen determinadas por la forma, las líneas, el tamaño, la altura, el color, la textura, los patrones y la profundidad.

¿Cómo se consigue el equilibrio visual?

Entendemos que hay equilibrio cuando los diferentes elementos de la imagen quedan estables y armónicos, según la interpretación estética del espectador. Por eso, una imagen equilibrada da un aspecto coordinado y bien estructurado, además de unificar a los sujetos dentro del plano. Mientras que si se compone desequilibradamente, dará una sensación de inquietud y tensión. Esta última opción es válida si se busca conseguir eso, aunque no es recomendable abusar. De hecho, el equilibrio no sólo se establece en los planos fijos, sino que con el movimiento (tanto de la cámara que busca nuevos encuadres, como de los actores dentro de la escena) siempre se vuelve a equilibrar para que nunca deje de estarlo.

Además, siempre que sea posible, los elementos deben estar agrupados, ya sea a lo ancho de la pantalla o en profundidad, para que las líneas imaginarias que tracemos nos hagan ver que están interrelacionados. Gerald Millerson recuerda que el equilibrio visual es muy subjetivo, ya que no se puede medir, pero aun así da varios principios que pueden servir de guía, de los cuales destaco algunos a continuación:

• Un encuadre centrado es satisfactorio, pero monótono para el espectador.

• El color influye en el peso visual: los objetos más oscuros parecen ser más pesados que los claros.

• Un área oscura y pequeña desplazada del centro se equilibrará con una más grande y más clara en el lado opuesto.

• Los tonos oscuros en la parte superior del encuadre producen un efecto de opresión y encierro. Y en cambio, en la parte inferior del marco introducen estabilidad y solidez en el plano.

• Los elementos con formas regulares tienen más peso visual que los irregulares.

• Los elementos verticales influyen en el equilibrio más que los horizontales.

• Los colores más cálidos (rojos, naranjas…) parecen ser más pesados que los fríos (azules, verdes…). Y los que están muy saturados son más pesados que los desaturados.

Estas pistas para conseguir el equilibrio sólo son algunas de todas las que Millerson ofrece, aunque al final serás tú quien decida si tu imagen tiene equilibrio visual o no, por el sentido estético que tengas y no tanto por ninguna regla o norma. Así que aprovecha la cultura audiovisual que podemos tener hoy en día para inspirarte y aprender cómo lo hacen los profesionales.

Esos dos son los mejores consejos: que queda bien y que se parezca a lo que estamos acostumbramos a ver en el cine y en la televisión.
Si te ha gustado, ¡Comparte! Gracias 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *