Cómo hacer un guion literario, técnico y gráfico: De la Idea al vídeo

Para seguir con la planificación, toca pensar la idea a partir de la cual se elaborará el vídeo. Es el momento de mezclar los criterios estratégicos -usando la información que has considerado hasta ahora- con tu creatividad. Este cóctel será la base de tu vídeo. ¡Empieza la parte creativa!

Ahora tienes que poner toda tu imaginación a trabajar para pensar en imágenes. Esa es la clave: pensar en imágenes. Tus decisiones estratégicas se convertirán en una idea que se materializará en un vídeo. Es el momento de “convertir en idea”.

los diferentes guiones del cine

A continuación te muestro la mejor forma de plasmar sobre papel la idea de tu vídeo usando diferentes herramientas:

El Guion Literario

El guion literario recoge con detalle cómo se expresará tu mensaje en ese vídeo. Se trata del texto con tu historia, con las descripciones de las diferentes situaciones y acciones y con los diálogos o el contenido que se dirá ante la cámara.

Podríamos diferenciar dos tipos de guiones literarios:

Ficción

Sería como una novela, que con solo leerla te adentras en la historia de tal manera que la vives al construir mentalmente con imágenes los escenarios y los personajes.

No ficción

En este caso hablamos del resto de vídeos que se podrían hacer: formativos, informativos, de opinión, etc. Estos son los que te interesan más.

Cuando el guión literario se prepara para un audiovisual que no explica una historia con introducción, nudo y desenlace, se centra básicamente en el discurso, el texto que dirá la persona que hable ante la cámara o la voz en off que ayuda a que el contenido se comprenda.

Seguir un guion literario te ayudará a:

  • Eliminar los odiosos tics del lenguaje y las incongruencias derivadas de los nervios como los titubeos, las redundancias innecesarias o involuntarias, las coletillas, etc.
  • Embellecer el discurso introduciendo sinónimos bien buscados que a la hora de hablar no salen con facilidad, figuras retóricas que le den una expresión más trabajada al texto, conectores para cambiar de tema de forma elegante, etc.
  • Focalizarse en el tema y no irse por las ramas como podría pasar si no tienes un guion escrito que te guíe.
  • Crear una extensión y un ritmo del contenido adecuado para evitar pasarse del tiempo previsto y para ganarte la atracción del público de forma planificada en los puntos de menos interés o monótonos.

Consejos para escribir un buen guion literario

Además, debes tener en cuenta algunas pistas o recomendaciones para que escribas con éxito el guion literario de cada uno de los vídeos. Teniendo en cuenta estos consejos, que no obligaciones, seguro que conseguirás unos textos más trabajados y más cuidados para que su efectividad se multiplique:

Escribe como hablas, pero sin reproducir los tics del lenguaje que decía antes

De esta manera conseguirás llegar a la gente de forma natural y con un mensaje directo. Esto generará más proximidad y empatía con el público y te asegurarás la comprensión del contenido. Ahora bien, es importante que pienses en redactarlo para leerlo de tal forma que quien lo percibe lo oye como si no fuera leído.

Utiliza un lenguaje llano o simple

No utilices tecnicismos o formalismos a menos que sea la forma habitual de relacionarte con tu público. Piensa que por más palabras poco comunes que digas, no demuestras más conocimiento o pericia. Al contrario, puedes alejar a tus espectadores por poco accesible o comprensible e incluso puede generar rechazo por pedante.

Escribe frases simplificadas y sencillas

Básate en los elementos mínimos de la oración: sujeto, verbo y predicado. No añadas subordinadas que harán que el espectador se pierda y se pregunte cómo empezaba la frase. En todo caso, busca la mejor manera de encadenar esas frases cortas para que tu vídeo no parezca un telegrama.

Utiliza el tiempo verbal presente y la voz activa

Es mucho más atractivo y empatiza más con el espectador. Los verbos en pasado o en futuro pueden generar cierta desconexión en el usuario. Y las construcciones pasivas se pueden ver como impersonales o como carentes de protagonistas que no humanizan la acción. Aunque recuerda que esto solo son recomendaciones y que dependerá de cada guión a redactar.

Evita el tiempo verbal imperativo

Es preferible sugerir, recomendar, proponer, aconsejar… que ordenar u obligar. Hay personas que pueden ver con rechazo que les digas “Clica aquí” o “Descárgate” o “Visita“. Existen muchas posibilidades para indicar qué es lo que quieres que haga el usuario: “te aconsejo”, “te recomiendo”, “puedes”, “es preferible”, “te ayudará”, etc.

Intenta redundar en el mensaje principal, en aquello que quieres que no se olviden

Pon énfasis en lo que quieres destacar y recuerda constantemente de qué se está hablando. Esto es así porque a diferencia del texto escrito para ser leído, donde el lector puede volver atrás para releer, el guion literario audiovisual, una vez dicho pasa y se olvida.

Lee el texto en voz alta varias veces

Así podrás detectar palabras que creen cacofonías, para saber cuánto dura, para valorar si se entiende bien lo que se quiere transmitir, para destacar las palabras difíciles de leer o dónde el locutor puede encallarse, etc.

El Guion Técnico: ¿Qué es y cómo se hace?

El guion técnico es un documento que sirve para darle forma audiovisual al guión literario incluyendo indicaciones técnicas y creativas para llevarlo a cabo y saber qué es lo que se verá y oirá en el vídeo final.  Además, a la hora de hacer la producción y organización de la grabación, también verás claramente qué necesidades hay.

En definitiva, se basa en recopilar todos los datos a considerar por el equipo de producción, de realización y de montaje del vídeo:

Necesidades técnicas y de producción: Materiales para la iluminación, el sonido y la filmación, atrezzo, decorados, maquillaje, vestuario…

  • Cada plano: tipo, encuadre, posición de la cámara, movimientos de la cámara, acción interna, movimiento de los personajes…
  • Transición entre planos: fundido, corte…
  • Condiciones de rodaje: noche, día, exterior, interior…
  • Audio: efectos de sonido, música, diálogos, voz en off…
  • Texto: contenido del guión literario, descripciones, diálogos, chyronso rótulos…

Insisto de nuevo en que este documento es muy profesional y prácticamente exclusivo para el cine. Y explicándolo aquí no pretendo que lo tomes como algo más a preparar para planificar tu vídeo, porque quizás no tienes previstas creaciones tan complejas como para plantearlas tan minuciosamente. Pero sí quiero que sepas que existe el documento y la posibilidad de sentarse a preparar una lista de elementos que podrían desbloquear una situación de agobio.

El Guion Gráfico o Storyboard

El storyboard o guion gráfico es la representación gráfica de un vídeo antes de su realización. Es decir, no es más que el vídeo que se grabará plasmado en viñetas o ilustraciones mostradas en secuencia, con el objetivo de servir de guía previa para entender una historia, previsualizar una animación o seguir la estructura de una película en su reproducción.

El storyboard incluye los diferentes planos que contempla el vídeo (uno en cada viñeta), a los que se les añade algunos detalles del vídeo, como los diálogos, lo que sucede en la acción, los sonidos que se acompañan, etc. Esta especie de “cómic” recopila con dibujos la información del guión técnico y del guión literario.

En realidad se trata de un documento técnico propio del cine, por eso mismo no pretendo que lo tomes al pie de la letra y pienses que de cada vídeo tendrás que hacer un storyboard. Te lo explico para que sepas que existe por si alguna vez lo necesitas por cualquiera de las ventajas que te ofrece:

  • Te ayuda a ordenar tus ideas. Si tienes la mente en blanco y no tienes muy claro qué hacer, empieza por dibujar en un papel aquellas pocas cosas que te gustaría que apareciesen o bien lo que te imaginas que podría tener el vídeo. Con sólo esas pinceladas de imaginación, si te sientas a esbozarlo, puedes acabar planificando el vídeo hasta el final sin darte cuenta.
  • Te facilita ver mejor qué necesidades tienes de producción, de grabación, de personajes, de montaje… porque es un documento esquematizado y muy visual.
  • Te sirve de guía en plena grabación para saber qué te queda por grabar y cómo tiene que ser el montaje final, según está previsto en el dibujo: encuadre, contenido del fotograma, mirada de los personajes, etc.
  • Te puede servir de apoyo a la hora de explicar a tus superiores o compañeros qué vídeo has pensado hacer. Así puedes justificar tu trabajo desarrollando cómo será la historia a la vez que le das un soporte gráfico para que él avance contigo.

Si te ofusca no saber dibujar, no te preocupes porque con un esquema sencillo, convirtiendo las extremidades de las personas en palos, es suficiente. La intención es tener un boceto que te sea útil, no que sea bonito ni que esté ajustado a la teoría de la producción cinematográfica.

A continuación puedes ver una plantilla modelo para hacer un storyboard:

Si te ha gustado, ¡Comparte! Gracias 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *