El movimiento de la cámara y su función expresiva

Es evidente que dentro del encuadre de nuestra cámara los personajes se desplazan. Es lo que se llama movimiento interno del plano. Se han hecho grandes películas a base de la coreografía del movimiento interno, sin apenas mover la cámara, que es la otra manifestación del movimiento fílmico y que supuso una revolución enorme en el ya lejano momento en que se descubrió.

Hoy, nuestro Smartphone nos permite movernos a nuestro antojo, tanto que hay tendencia a abusar y hacer movimientos espectaculares, imposibles… pero innecesarios narrativamente. Los seguimientos, planos “aéreos” y demás lindezas, son algunos ejemplos. Sin embargo no es lo más adecuado y puede revelar cierto amateurismo (esto no es malo, pero lo normal es querer que nuestro producto parezca profesional).

Según los tratados clásicos de realización, existen tres tipos de movimientos de cámara: panorámica, travelling y grúa. Aunque debemos estudiar también los efectos producidos por dispositivos de estabilización como el Steadicam, la “cabeza caliente” y la total liberación de dispositivos como el Smartphone. Debemos conocer bien los movimientos que podemos hacer con cualquier cámara antes de grabar un vídeo y, por supuesto, antes de pensar en cómo editar un vídeo.

los movimientos principales de la camara

Panorámica

La panorámica, consiste en la rotación de la cámara alrededor de su eje vertical u horizontal sin que el soporte se desplace. Existen tres tipos: panorámica descriptiva, panorámica expresiva y la panorámica dramática.

Panorámica descriptiva

Se caracteriza por un marco de referencia amplio y sitúa al espectador en un espacio o en una situación. Frecuentemente tiene un carácter introductorio o conclusivo, o bien evoca el espacio visto por el personaje al mirar a su alrededor.

Panorámica expresiva

En cuanto a la panorámica expresiva, se basa en una especie de trucaje, consistente en el empleo no realista de la cámara para intentar sugerir una iidea o impresión. Aquí cabe hablar del barrido, que es un tipo especial de panorámica muy rápida, sugerente, que pasa de un plano fijo a otro. De esta manera, los detalles de la escena se diluyen en el transcurso del movimiento a causa de la velocidad, lo que se conoce como “filage”. Se utiliza para conseguir un efecto de shock.

Panorámica dramática

En la panorámica dramática, se posee un papel directo en la narración. Su fin consiste en crear relaciones espaciales, bien entre un individuo que mira y la escena u objetos mirados, o bien entre uno o varios individuos, por una parte y uno o varios por otra.

Travelling

Narrativamente, entendemos por travelling al desplazamiento del punto de vista desde el que mostramos la escena mientras la filmamos. Hay seis tipos de travelling: travelling hacia delante o avant, travelling hacia atrás o retro, travelling lateral, travelling circular, travelling vertical y travelling óptico o zoom.

Travelling hacia delante

El travelling hacia adelante o avant es, sin duda, el más interesante, ya que es el más natural. Corresponde al punto de vista de un personaje que se desplaza o la propia dirección de la mirada del personaje hacia un centro de interés. Cuando la cámara avanza, lo hace descubriendo y describiendo a la vez personajes, movimientos o situaciones. Expresivamente se pueden distinguir dos utilizaciones.

  • Empleo objetivo: La cámara adapta el punto de vista del espectador. Somos nosotros quienes nos acercamos.
  • Empleo subjetivo: La cámara adopta el punto de vista de uno de los personajes. Se mueve ese personaje, no nosotros.

Travelling hacia atrás o retro

Es realmente expresivo, pero hay que utilizarlo con cuidado. Hay un distanciamiento en el espacio–acompañamiento de un personaje. Suele emplearse en finales de secuencia y de historia.

Travelling lateral

Se utiliza como recurso descriptivo, aunque también puede ser de acompañamiento cuando circula paralelamente a un sujeto en movimiento.

Travelling circular

Suele emplearse para crear atmósferas densas, girando la cámara en torno a un personaje o grupo de ellos. Puede producir sensación de acoso o vértigo. Si queremos rodar toda una secuencia en travelling circular, puede convertirse en un verdadero problema, ya que requiere una planificación muy cuidadosa y un trabajo preciso por parte de los actores. Las acciones y las pausas deben estar muy medidas para que cada frase se diga en el momento exacto.

Travelling vertical

Poco empleado. Su única finalidad es acompañar a un personaje en movimiento. No obstante puede tener un gran efecto expresivo.

Travelling óptico o zoom

Tiene la misión de variar la distancia focal sin cambiar de objetivo. Lo que hacemos, en realidad, es cerrar o abrir el ángulo visual de la lente, recuadrando la imagen, pero sin variar las relaciones de tamaño entre los elementos de la escena o sea, sin variar la perspectiva.

Grúa

Se denomina “grúa” a la combinación de travelling y panorámica, realizada por medio de un dispositivo con un brazo (llamado pluma) que permite realizar movimientos en todos los sentidos. Se aplica a varios tipos de dispositivos, desde la que en su extremo lleva una plataforma con la cámara y su operador hasta las pequeñas “cabezas calientes”, pero aquí nos referimos al movimiento que recibe ese nombre.

Por su duración y complejidad puede tener dificultades para integrarse en la narración, si no es con un carácter meramente descriptivo o estético. Es el sistema más usual de planificar un plano-secuencia. Colocada al principio de la historia, la grúa tiene frecuentemente el objeto de introducir al espectador en el universo narrativo que describe de una manera muy expresiva.

Nuestro Smartphone nos permite realizar movimientos de grúa con la mano. Se recomienda utilizar un estabilizador de los descritos anteriormente. Hay que decir que el movimiento de la cámara es una de las herramientas expresivas más importantes con las que contamos. A continuación, veremos algunas de las funciones expresivas que nos proporciona el movimiento de la cámara.

Funciones expresivas del movimiento de la cámara

La cámara se puede mover de dos formas: sobre un soporte fijo (panorámica) o junto a su soporte (travelling y grúa). Sin distinguir, en principio, los diversos tipos de movimiento, tratemos de precisar sus funciones expresivas. Marcel Martin sistematizó su análisis y distinguió siete:

  • Acompañamiento de un personaje u objeto en movimiento.
  • Se crea una falsa sensación de movimiento de un objeto estático.
  • Se utiliza para describir una acción o situación.
  • Define la relación de espacio entre dos elementos importantes de la escena (entre dos personajes o entre un objeto y un personaje).
  • Pon en relevancia un objeto o un personaje destinados a tener un papel esencial durante desarrollo de la acción.
  • Expresión subjetiva desde el punto de vista de un personaje que se mueve.
  • Expresión visible de la tensión mental que sufre un personaje.

Las tres primeras son meramente descriptivas, es decir, el movimiento no tiene valor expresivo en si, sino que únicamente muestra lo que ve la cámara. Contrariamente, las cuatro restantes tienen un valor dramático, es decir, el movimiento tiene importancia decisiva en el desarrollo de la acción, es un elemento que genera el drama.

Consejos para usar adecuadamente los movimientos de cámara

• Hacer un movimiento de cámara no es fácil. Puede que no te salga bien por diversos motivos, por eso intenta usar los mínimos.

• Prepara bien el recorrido para que no encuentres, durante la grabación, cualquier obstáculo que interrumpa tu ruta. En el caso de los barridos, tienes que prepararlo y ensayarlo un poco más que una panorámica vertical u horizontal.

• Te recomiendo grabar cinco segundos o más del plano fijo inicial. Después, haz la panorámica y acaba con cinco segundos o más del plano fijo final. Esto se hace porque si el movimiento no queda bien o la duración del recorrido es demasiado larga o corta para el montaje final, siempre puedas prescindir del movimiento de la cámara y acabar relacionando el plano inicial y final por corte, uno detrás de otro sin el movimiento.

• Piensa que una panorámica inacabada, que se corta y no llega al plano final, puede ser vista como un error, además de dejar al espectador con una sensación extraña, ya que va descubriendo información conforme se va moviendo la cámara y le dejas a la espera de saber más. Esto puede generar decepción.

• No hagas la panorámica demasiado rápida (que no sea un barrido si la intención no es hacer uno). Piensa que la cámara puede perder el enfoque cuando la mueves a una velocidad a la que no tiene tiempo de recalcular las distancias para enfocar de nuevo.

Pero, a la vez, no hagas la panorámica demasiado lenta, ya que cuando la pongas en el vídeo final puede quedar pesada y monótona. Se suele usar una panorámica lenta cuando lo que se va viendo va teniendo cada vez más interés y vas generando expectativa en el espectador. Si lo que aparentemente prometes (con tu recurso audiovisual) no se cumple, puedes generar decepción.

• Las panorámicas tienen que hacerse suaves, sin brusquedad, sin temblores, de forma continua, con un movimiento fluido y sin baches o tartamudeos visuales. Para ello, te recomiendo dejar la cabeza del trípode floja para que tengas un movimiento fácil y fino.

Si te ha gustado, ¡Comparte! Gracias 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *