La planificación antes de grabar un vídeo

Una estrategia es algo planificado antes de la ejecución para asegurar la actuación más beneficiosa y óptima. Por eso, hacer vídeos siguiendo una estrategia, además de tener pensado el conjunto de vídeos de forma general, implica proyectar bien cada uno de los diferentes vídeos que se elaboren.

Este paso de la ‘‘Planificación’’ debes aplicarlo en cada vídeo antes de ponerte a grabar. Te encuentras ante el paso en el que se establece qué quieres, cómo lo quieres y cómo lo harás para que al coger la cámara sepas qué hacer. En este artículo de Tu Editor de Videos, aprenderás a planificarlo todo.

consejos para planificar antes de grabar un video

Objetivos y público concreto

Ya has definido una serie de objetivos y un target para tu presencia en las redes sociales. Hasta ahí, bien. Pero en realidad, no todos los vídeos que hagas servirán para lo mismo. Es decir, de los diferentes objetivos, sólo se podrán perseguir uno o dos con cada vídeo, porque no es lo mismo intentar divulgar unos resultados que lograr que te conozcan y sepan de ti, por ejemplo.

Por eso, antes de grabar cada vídeo tendrás que valorar cuál es el objetivo concreto que buscas -de entre todos- y enfocar, a partir de ahí, el mensaje, la idea y el resto de pasos para -publicar un contenido que realmente influya en tu público.

Otro tema importante: definir un público concreto. Pasa lo mismo que con los objetivos. Seguramente has definido más de un perfil y al ser distintos entre ellos debes dirigir y enfocar cada vídeo pensando en quién estará detrás de la pantalla para conseguir que cale tu mensaje. No podrás darle a tu contenido una forma estándar y genérica porque según quien lo reciba tendrá unos efectos u otros. Así pues, antes de ponerte a elaborar el primer vídeo, planifícalo meticulosamente. Si esta parte está bien hecha, tienes los cimientos del éxito.

Responsable

¿Quién será la persona que asumirá las diferentes tareas para elaborar el vídeo? Esta respuesta la tienes que tener en este momento de la planificación. Quizás seas tú mismo quien hace todo o quizás subcontrates a un profesional freelance que lo hará por ti. Si es así, esta pregunta no tiene mucho sentido. Pero si la estructura de tu departamento es algo más grande y tienes que delegar tareas, sí lo tiene. La intención es que quede claro quién asume qué y quién es el responsable de qué.

Es cierto que tienes la posibilidad de subcontratar a un freelance de la producción audiovisual o bien a una productora o agencia de comunicación. Aunque no creo que sea algo obligatorio. Según lo ambiciosa que sea tu estrategia, podrás ejecutarla tú solo. Sin embargo, contemplar la posibilidad de utilizar estos profesionales como aliados, te favorecerá en muchos sentidos:

Puedes delegar las partes más duras o las que menos te gusten.
Esto te ayudará a llevar mejor el hecho de hacer vídeos, lo que contribuirá a que se note en la frecuencia de publicación, en la creatividad de los vídeos, en los ánimos y la dedicación a la hora de gestionar la comunidad, etc. 

Puedes dedicarle menos tiempo al vídeo si parte del trabajo lo encargas a un externo.
Así, te puedes ocupar de tus responsabilidades o disponer de tiempo libre.

Puedes aprovechar su experiencia.
Si no sabes cómo hacer algunas tareas o no conoces la dinámica del sector audiovisual a la hora de reservar tiempo para producir, grabar, montar, etc., al aliarte con alguien que se dedica a esto y que tiene experiencia, no sólo te quitará faena, sino que también te puede asesorar en la coordinación y ejecución de la estrategia. 

Puedes contar con su material técnico.
Quizás esta productora audiovisual o profesional freelance tiene un material técnico profesional de grabación y montaje de vídeo que tú no tienes o no te puedes permitir. Así, si en la contratación de sus servicios incluyes el material, te lo ahorras. Es cierto que todo depende de tu presupuesto, de tus conocimientos, de la prioridad que le des al vídeo, etc. Pero por mucho que pienses que no lo necesitas, creo que por lo menos al principio deberías asociarte o buscar un asesor que entienda del sector audiovisual.

Si no sabes cómo encontrar a alguien de confianza que puedas integrar en tu equipo para trabajar mano a mano, puedes utilizar diversas alternativas:

• Pregunta a algún conocido que haga o haya hecho vídeos para saber con quién los hizo.

• Acércate a la televisión local de tu población. Seguramente allí han acumulado muchos contactos de los profesionales autónomos y productoras de la zona con los que habrán trabajado.

• Pide ayuda a los colegios o asociaciones profesionales del sector (periodismo, producción audiovisual, diseño y publicidad…), ya que seguro que tienen una buena base de datos de personas que te pueden dar servicio.

• Revisa los directorios online específicos y sectoriales que existen en toda la red. Allí puedes conocer a los profesionales que se han dado de alta en la base de datos, filtrándolos por localidad u otros criterios. Según el tipo de guía, quizás puedes ver algunos proyectos realizados previamente o algunos clientes para los que han trabajado.

• Cuenta con estudiantes de los estudios de comunicación de las facultades y de las escuelas o academias de cine y televisión que pueda haber cerca de tu población. Y si no las hay, pon un anuncio en aquellos centros formativos específicos que haya en las ciudades más cercanas. Eso sí, por mucho que sean estudiantes, no pretendas que trabajen gratis. Valora sus conocimientos, su creatividad y su dedicación y acordad un salario. Si no te gusta el precio que propone porque consideras que es demasiado para ser un estudiante, coméntaselo, negócialo y recházalo si quieres, pero no le propongas hacerlo gratis. Puedes ofenderle. O por lo menos, debería ofenderse.

Permíteme insistir en que no es necesario contar con alguien. Personalmente te lo recomiendo, pero todo depende de la magnitud de tu estrategia de vídeo. Por ejemplo, si haces videoblog hablando tú solo ante la webcam de tu portátil o haces entrevistas a compañeros con el móvil, seguro que puedes valerte por ti mismo. Ahora bien, en el caso de que optes por contar con un aliado profesional respeta sus conocimientos, experiencia y creatividad, el jefe o cliente que contrata debe dejar trabajar. 

Presupuesto

Márcate un presupuesto para cada vídeo. Simplemente valora cuánto dinero tienes para tu estrategia y cómo lo repartes en cada uno de los vídeos. Este paso de la planificación de cada vídeo será útil para ir utilizando el presupuesto global con medida, para hacerlo cuidadosamente, controlando desde el principio cuánto vas a invertir.

Eso sí, no te limites a hacer una división del total por la cantidad de vídeos previstos (según la frecuencia marcada), ya que quizás haya vídeos en los que sólo necesitas estar delante de la cámara hablando tú y, en cambio, en otros necesitas algo más de atrezzo, de personal, de material especializado, desplazamientos, etc. La intención es que tomes conciencia de la necesidad de ponerte un presupuesto para cada vídeo y no superarlo. No hagas el vídeo sin prever cuánto gastarás, ya que se te podría el dinero asignado a la elaboración de vídeos en las primeras producciones.

Mensaje

En tu estrategia de comunicación y redes sociales habrás previsto los mensajes y los valores de marca que quieres hacer llegar al público de forma general. Ahora, igual que pasa con los objetivos y con los perfiles del target, es el momento de definir el mensaje concreto que se difundirá con el vídeo que estás planificando.

Cada vídeo transmitirá un mensaje. Por eso, en cada vídeo hay que plantear bien qué se quiere decir, qué no se quiere decir, cómo se quiere decir, qué es lo más importante, quién lo dirá, cómo lo dirá, etc. Pero hay que tener muy claro que este mensaje debe ser coherente con la marca, con sus valores y con el mensaje global. Para definir un mensaje concreto debes pensar en el objetivo concreto del vídeo. Está íntimamente relacionado. Una vez hecho esto, te ayudará saber que el mensaje debería tener las siguientes características (o la mayoría):

Ofrece un mensaje único, claro y directo.
No te líes transmitiendo más de una idea, si no, los espectadores se perderán y no conseguirás influirles para que memoricen lo que quieres. 

Intenta que sea atractivo y original, tanto el mensaje, como su enfoque y su forma de expresarlo (estilo, formalidades, lenguaje, etc.)

Haz una referencia a aquello que te diferencia de la ‘competencia, siempre que sea posible.

Enfócalo pensando en la audiencia.
El mensaje va sobre el público al que se dirige, no sobre quien lo difunde. En general el público no quiere saber tus noticias, tus méritos… Quieren solucionar un problema, ver un vídeo entrañable, aprender algo o reírse. A menos que el segmento del público al que se dirige sea muy específico y quiera unos contenidos excepcionales sobre ti, vigila este aspecto porque puedes fracasar con tu vídeo desde la planificación.

Por ejemplo, a la hora de explicar resultados de tu investigación, no lo enfoques diciendo “Hemos hecho… hemos conseguido…”. Entrarás mejor a la audiencia si explicas cómo ayudar a la gente, qué problema de tu público motivó la investigación, etc.

Si te ha gustado, ¡Comparte! Gracias 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *