Los mejores Trucos para hacer buenos Vídeos

Después de repasar toda la teoría de la producción, grabación y edición audiovisual, quiero darte algunos consejos y trucos generales para que puedas hacer unos buenos vídeos. Así, conseguirás el resultado esperado, sin sorpresas, y llegando al público que esperas.

Prepara bien el equipo técnico. Tener todo el material técnico necesario a punto es imprescindible para hacer tus vídeos:

Los mejores Consejos para Grabar Vídeos

trucos y consejos para videos

Para empezar a grabar sólo necesitas una cámara

Recuerda que puedes hacer vídeos más profesionales o vídeos más caseros o de bajo coste. Sabes que para el vídeo en internet todos son válidos. Así, para la grabación podrías contar con una cámara de vídeo profesional, una doméstica, una cámara de fotos digital que también haga vídeo, un móvil, una tablet, una webcam, etc. Es decir, todo vale. Sólo tienes que tener presentes los límites de calidad y de funcionalidades de cada aparato para ser coherente con el tipo de vídeo que quieres hacer.

También te aconsejo tener una batería de repuesto

Asegúrate siempre de que vas a la grabación con ambas baterías cargadas al cien por cien. Y si el día de rodaje se prevé largo, lleva el cargador contigo para poder disponer de suficiente batería hasta el final. Si trabajas con el móvil, ya sabrás que hace falta vigilar bien la batería, y más, haciendo vídeos.

De la misma manera te recomiendo tener una tarjeta de memoria de repuesto

No puedes dejar de grabar lo que tenías previsto porque se te ha llenado el espacio disponible. De hecho, piensa que tienes que grabar más material en bruto del que realmente tienes pensado utilizar, incluso aunque tengas un storyboard detallado. El vídeo genera archivos multimedia muy pesados y a la mínima, sin darte cuenta, te puedes quedar sin capacidad. Por ese motivo, empieza cada grabación con las tarjetas vacías y llévate otra de reserva por si acaso la necesitas.

También necesitarás un trípode

Es muy importante que utilices el trípode o cualquier otro soporte para fijar la cámara, como el “slingshot” para móviles. La estabilidad de la imagen es primordial para que el espectador se sienta cómodo viendo tu vídeo y se centre en el mensaje que le quieres hacer llegar. Y aunque no lo parezca, en el momento de la grabación, un vídeo grabado a pulso se mueve, el plano tiembla, es inestable, molesta o como mínimo despista.

El trípode debe ser una extensión de la cámara, siempre deben ir juntos: a la playa, a la montaña, a la universidad, en el coche… Además, el trípode te permitirá poder estar solo ante la cámara para grabarte sin prisas y sin vergüenza. Y para hacer cualquier movimiento, como las panorámicas, este soporte te asegura que si la tienes que repetir no sea porque se ha movido más de lo que esperabas.

Jay Miles da algunos consejos para utilizar el trípode como:

  • Ajústalo bien para que no se mueva hacia donde no quieres o para que no se caiga la cámara.
  • Extiende las patas a la máxima distancia del centro para que esté bien estable.
  • Dedica un tiempo a conocer bien el trípode: tuercas, posibles movimientos, etc.
  • Si tiene (que es aconsejable), usa la burbuja para anivelar el plano incluso en una superficie que no parezca desigual.

Si quieres hacer algún movimiento más arriesgado como travellings, que suponen el desplazamiento de la cámara con el trípode, te recomiendo primero que te preguntes si realmente es necesario hacerlo. En el caso de que la respuesta sea positiva, si no lo quieres hacer andando porque cada paso que das se nota mucho en la estabilidad del plano, puedes usar algún objeto con ruedas que te sirva de dolly de bajo coste, como por ejemplo una silla de ruedas con un operador de cámara sentado, una silla de oficina con ruedas, un carro de supermercado, un carro de la compra o de transportar mercancía o un coche o moto.

Estas soluciones caseras pueden funcionar más o menos bien en superficies muy lisas, como los interiores, pero en el exterior es muy probable que la rugosidad del suelo convierta en ridículo un plano que podría ser muy bonito. Por cierto, si la cámara va a ir sola montada en estos cachivaches, mejor átala bien para evitar que se caiga.

Haz más ágil la grabación

Un truco para conseguir más frecuencia en la publicación de vídeos es grabar diversos vídeos el mismo día que has decidido dedicarlo a la grabación, así la parte más compleja o estresante ya la tienes y sólo te queda dedicarte a las tareas de postproducción y publicar los vídeos progresivamente en las semanas que vendrán. Y para ir más rápido y tranquilo en el rodaje, prepara un storyboard que te ayude a grabar pensando en el montaje final para ir al grano y grabar lo necesario. Ahora bien, también te aconsejo grabar algunas imágenes de más, de recurso, para tener material bruto sobrante y poder escoger en caso de encontrarte en el momento del montaje con una crisis.

Graba en horizontal

Con la llegada de los móviles que graban vídeos en cualquier momento y cuya posición natural es vertical, se ha dado el fenómeno del “vídeo vertical”. Se trata de esos vídeos que están grabados con el móvil colocado en vertical y haciendo que cuando se ve en el ordenador o en la televisión, el resto del fotograma de proporciones panorámicas quede sin contenido, en negro. Pero eso, como dice Pepe Romera, debería ser delito. Es recomendable que utilices el formato panorámico, 16:9, que ofrece de forma automática la pantalla del móvil al posicionarlo en horizontal. Así es como se debería grabar.

Youtube ofrece una opción para cambiar fácilmente la posición de la imagen y dejarla en horizontal, en vertical o boca abajo. En el apartado “Mejoras” podrás girar 90 grados el vídeo todas las veces que quieras hacia la derecha o hacia la izquierda. Pero esta no es una solución buena. Esta opción te ofrece llenar todo el fotograma panorámico cuando has grabado el contenido en vertical. Pero aun así, una vez has girado el vídeo, el contenido sigue viéndose mal, ya que está de lado.

Vigila la iluminación

No voy a darte ninguna lección de iluminación, básicamente porque no es fácil dar en el clavo sin ser un experto en el tema y no quiero equivocarme. Además, este mundo tan amplio daría para un libro y no te será muy útil tener más detalles para tus pequeños vídeos.

Sólo te voy a dar algunos trucos que a mí me ha ido bien saberlos:

  • La luz natural es mejor que la luz artificial.
  • Ten siempre a mano una antorcha (foco) que pueda iluminar lo que tiene la cámara delante en una situación de oscuridad, un día nublado o en interior.
  • La persona que está ante la cámara debe tener el sol o foco principal en la cara o de lado.
  • La cámara, el trípode y el operador de cámara estarán de espaldas al sol, pero ten cuidado que no se graben las sombras.

Presta mucha atención al fondo

Lo que se ve en el fondo de tus vídeos es muy importante, dice mucho de ti. Por eso, escoge bien dónde grabarás para saber qué se verá en el fondo. Sea donde sea (un despacho, una sala de reuniones, un laboratorio o el auditorio de un evento), ordénalo, decóralo, quita y pon aquellos objetos que hacen que tu fondo no sea adecuado.

Podríamos tener dos motivos por los que debemos preocuparnos por cambiar el fondo:

  • Institucional o de reputación. Lo que se ve detrás puede afectar a tu imagen, contradecir tus valores o simplemente no te interesa que se vea lo que hay. Así que, siempre que el fondo no se ajuste a lo que quieres transmitir, modifícalo o directamente escoge otro.
  • Estéticos. Cuidado con los estampados y los colores chillones o con una estantería o sala demasiado congestionada, espesa o densa que confunde y distrae.

Más o menos imagino que ya te has hecho una idea de qué podría quedar mal, por eso a continuación te doy algún detalle de qué podría quedar bien.

  • Ponte ante un fondo que no distraiga.
  • Haz que el sujeto que está delante de la cámara contraste con el fondo para que el espectador fije su atención en él.
  • Incluye algún elemento institucional, como un logotipo o símbolo que identifique tu marca (tu blog, tu grupo de investigación, tu proyecto, tu institución…).
  • Evita que haya detalles en el fondo, ya que la pantalla es pequeña, el vídeo se comprime y baja la calidad y no se pueden apreciar cosas pequeñas.

Cuida la vestimenta

No todo tipo de ropa es adecuada para ponerse delante de una cámara. Ni tampoco hay un vestuario correcto. Todo depende de lo que quieras transmitir. A continuación te ofrezco una serie de buenos consejos para saber escoger la ropa, algunos extraídos de Michael Miller y otros de cosecha propia:

  • Tiene que reflejar la personalidad del presentador. Hay que evitar lo que no se ve natural en él.
  • Tiene que reflejar la imagen que desea transmitir.
  • Tiene que ir acorde con las intenciones de cada vídeo. Por ejemplo, si buscas atraer gente joven, no uses corbata.
  • Tiene que ser coherente con el fondo para conseguir contraste y que el presentador destaque y el conjunto sea armonioso.
  • Tiene que ser simple: colores sólidos y patrones sencillos. Pero evita el blanco y el negro.
  • Evita cuadros, rayas, colores chillones o estampados recargados. Las rayas crean un efecto que se llama moiré que hace que se conviertan en ondas que se mueven.
  • Los tonos oscuros son mejores que los claros.
  • Los tonos claros suelen destacar más que la cara del presentador, haciéndole parecer más pálido.
  • Evita los rojos y naranjas brillantes porque desvían la atención.
  • Es mejor no mostrar los brazos con camisetas de tirantes o de manga corta.

Si la ropa que lleva la persona que aparece en pantalla no queda bien en cámara, tienes que cambiarlo. Al convocar a la gente, avisa de la ropa que deberían llevar, ya que si haces un trabajo de producción previo, sabrás el fondo que tendrás. Igualmente, llevar una chaqueta sencilla de color claro, no está de más por si la ropa que llevan no es la adecuada y se la pueden poner por encima para corregirlo. 

Actúa ante de la cámara

Puede que no te hayas puesto nunca delante de una cámara y estés ante esta página para empezar a hacerlo. Pues bien, te diré que no es fácil. Bueno, en realidad depende de ti. No es complicado porque se exijan muchos requisitos, sino porque en muchas ocasiones hay que cambiar algo que no pueden hacer los manuales: tu pánico escénico. Si no lo tienes, perfecto. Pero si no puedes estar ante ese aparato sin trabarte o sin parar de moverte, sigue estos consejos para corregir esos nervios o esa sensación de ridículo:

  • Prepara el mensaje. Piensa bien qué dirás y cómo lo harás. Resume, simplifica, ordena las ideas…
  • Concéntrate. Aíslate, busca un sitio tranquilo y dedícate unos minutos a reproducir mentalmente lo que dirás.
  • Ensaya. Prepara tu actuación interpretando ante un espejo como si ya estuvieras ante la cámara. Prepara un guión literario con lo que quieres decir, pero que no se note que lo lees. Y si quieres improvisar, adelante. Pero aunque improvises, planifica qué dirás y cómo.

Sergey Odintsov propone una prueba: intenta decir el discurso ante una patata. Quizá pienses que es una tontería, pero tiene lógica, porque ¿cuál es la diferencia entre una patata y la cámara si ambos son objetos inanimados? Si finalmente el discurso te sale mejor ante la patata, ponía al lado de la cámara, aconseja Sergey.

Haz una presentación corta ante la cámara y después pon imágenes con tu voz en off grabada tranquilamente sin estar en pantalla. Usa esta técnica por lo menos hasta que vayas cogiendo confianza.

Si lo prefieres, puedes leer el guión desde un teleprompter, ese sistema que usan los presentadores de las noticias para leer el texto mientras miran a cámara. Ellos tienen un aparato especial que les permite mirar el centro del objetivo, pero tú puedes poner tu ordenador portátil bajo la cámara con el texto en grande y que alguien lo mueva o tú mismo con un mando a distancia o bien puedes usar un software especial como Prompt! Sea como sea, practica bastante porque puede confundir un poco el hecho de leer así y que parezca natural, por el ritmo, por la concentración de leer en voz alta con una cámara delante, etc.

Una vez superado el miedo, te daré algunos trucos para saber cómo actuar ante la cámara:

  • Lo primordial es mostrar naturalidad y frescura. Habla como lo haces en tu día a día. No posturees en tus expresiones. No quieras aparentar. Si lo haces, te saldrá raro y será poco creíble. Además, en divulgación científica debes evitar los tecnicismos.
  • Intenta tener carisma, cercanía y autenticidad para empatizar más con el espectador.
  • Presta mucha atención a la forma como hablas (dicción, volumen, velocidad, ritmo, emoción…) y ajusta cada uno de estos elementos para que se te entienda correctamente.
  • Construye frases cortas, sencillas y párrafos con dos ideas como máximos, ya esté preparado en un guión o sea improvisado.
  • Permanece con la posición del cuerpo equilibrada, quieto, no hagas movimientos y gestos bruscos, ya que en la pantalla se notan mucho más. Piensa que en la vida real nosotros vemos a una persona con sus movimientos y todo el ambiente a su alrededor, pero en la pantalla sólo vemos el encuadre de la cámara, donde la figura de la persona es la mayor parte del fotograma. Por eso el espectador nota más los movimientos. Procura no balancearte o tener un tic en la pierna, ya que darás la sensación de nerviosismo o incomodidad y no puedes transmitir esa inseguridad.
  • Colócate en uno de los puntos fuertes de la regla de tercios (mejor que en el centro) y mira a cámara para dirigirte al público. Ponte un poco de base de maquillaje, ya que la luz reflejada en tu cara puede hacer que se vean brillos en cámara.
  • Mantén la mirada en el objetivo o en los ojos de la persona con la que interactúas (el entrevistado). No mires fuera del plano porque se nota muchísimo y es muy desconcertante.
  • Sonríe. La sonrisa es una gran aliada, porque el nerviosismo provoca caras frías y preocupadas, tensas, tímidas… Con una sonrisa demuestras sosiego y simpatía, cosa que le gustará al espectador. Ahora bien, si el vídeo quiere transmitir un mensaje en el cual debemos mostrar preocupación, gravedad o tristeza, no utilices la sonrisa.
  • Controla los pensamientos negativos porque se detectan e incluso se contagian.
Si te ha gustado, ¡Comparte! Gracias 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *